¿Cómo prevenir el robo de paquetes mediante su embalaje?

Si eres dueño de un e-commerce, seguro que ya has tenido el siguiente problema:

La empresa de transporte te asegura que ha entregado el paquete a su destino y, sin embargo, tus clientes dicen no haberlo recibido.

En muchos casos, el misterio tiene una explicación más bien sencilla: a tus clientes les han robado su pedido antes de que pudieran recogerlos.

Aunque la última milla es el contexto predilecto de los ladrones, estos hurtos también ocurren en otros contextos: por ejemplo, en alguna de las fases del transporte.

Se trata de un fenómeno que crece a la par que lo hace el negocio online, y es por eso que el temor al robo de paquetes se ha generalizado en este sector.

De hecho, una encuesta en Estados Unidos sobre 2.000 consumidores concluye que el 43% vivió como alguno de sus encargos online nunca llegó a su destino por culpa de los ladrones.

Cuando un cliente sufre uno de estos robos, es común que el e-commerce se haga cargo y asuma el envío de un nuevo pedido, tanto por cortesía como para fidelizar al cliente.

Y aunque las ocasiones en que esto sucede pueden parecer anecdóticas, acaban siendo más frecuentes de lo deseable, minando incluso la cuenta de resultados de la empresa a largo plazo.

La buena noticia es que hay una serie de trucos que atañen a tu embalaje y que puedes seguir para evitar el robo de paquetes.

Pero antes de empezar con los consejos, detengámonos a analizar lo siguiente:

¿Qué es lo que llama la atención de los ladrones acerca de un paquete?

Estos datos se han extraído de un estudio realizado por Shorr acerca de las costumbres de los piratas de porche; así es como se llama a los ladrones por su tendencia a sustraer los paquetes de los porches de los compradores. Veamos, por tanto, qué es lo que llama su atención:

  • La ubicación del paquete. En un 33% de los casos, es una simple cuestión de oportunidad. Si el paquete se encuentra sin supervisión ante la puerta de una casa vacía, en un portal, en una acera o en el maletero abierto de una furgoneta, el ladrón sentirá que no corre ningún riesgo al alargar la mano.
  • La marca en el packaging. Si dispones de una marca reconocible o de un naming de marca que dé pistas de la naturaleza del contenido, es probable que esto aliente al ladrón a tomar ciertos riesgos. El embalaje personalizado tiene muchas ventajas, siempre y cuando te asegures de que todos los paquetes se entregan a mano de tus clientes. En caso contrario, puede llegar a ser contraproducente.
  • Indicios externos de la naturaleza del contenido. Muy ligado al punto anterior, cuando un paquete cuenta con una etiqueta que da pistas sobre su contenido (como un aviso de “frágil”), está dando pistas valiosas a los ladrones.
  • Tamaño de la caja. Aunque las cajas grandes pueden parecer más jugosas, en realidad los ladrones prefieren los paquetes pequeños que les permiten cierta discreción. Aun así, recuerda que los embalajes demasiado grandes, es decir, no adaptados al tamaño del producto, son menos sostenibles.
  • Forma de la caja. Ajustar el envoltorio a los relieves del objeto es una gran idea para ganar espacio, pero una mala idea a la hora de protegerse de los ladrones, ya que deja entrever la naturaleza de lo que hay dentro.

¿Cómo evitar el robo de paquetes mediante el embalaje?

No estás solo: para este objetivo, cuentas con la colaboración de tus clientes. Según C+R Research, un 64% intentan estar en casa para recibir personalmente los paquetes. Claro que todo dependerá también de la transparencia de la compañía de transporte a la hora de proporcionar el día y hora de entrega.

Por un motivo u otro, como esto no siempre es posible, un 24% de los compradores opta por la recogida en tienda, un 19% exige la entrega con firma, un 13% acude a buscarlos a la sede de la empresa de transporte y un 11% selecciona la dirección de algún amigo, familiar o vecino para que se haga cargo de la recogida.

Por tanto, trabajamos con la base de que, generalmente, el cliente también pondrá de su parte.

Aun así, desde tu e-commerce también puedes tomar algunas medidas basadas en la elección de un buen embalaje para incrementar la seguridad de tus paquetes.

1. Embalaje discreto

El embalaje discreto impedirá que los ladrones puedan adivinar, a simple vista, la naturaleza del contenido del paquete.

Aunque parezcan dos estrategias contradictorias, un embalaje discreto no está reñido con la personalización: simplemente, elige destacarla en el interior del pedido.

Por ejemplo, nada te impide optar por una caja de cartón neutra que, en su interior, esconda materiales de relleno de tus colores corporativos y un mensaje personalizado, ya sea en un flyer o en la solapa de la caja. Aquí, la originalidad manda.

2. Sistemas de cierre a prueba de robo de paquetes

En ocasiones, los ladrones eligen sustraer el contenido de su embalaje, y es allí donde podemos actuar. Si ofrecemos sistemas de cierre seguros, es posible que disuadamos a algún que otro malhechor.

Existen precintos de seguridad, cajas postales con cierre refrozado y sobres de plástico opaco, entre otras soluciones. Elige tu preferida y no dudes en adoptarla.

3. Bobibag

Se trata de una opción desarrollada por Simapack originalmente concebida para la protección de maletas y equipaje.

Sin embargo, Bobibag puede resultarte útil para cualquier tipo de carga o bulto. Se trata de un plástico opaco que, por tanto, no deja entrever el contenido y de una resistencia que permite que tus envíos también queden protegidos de los rasguños y de los impactos.

Descubre esta solución en el siguiente enlace o pide ayuda a nuestros asesores para ofrecerte los mejores consejos antirrobos adaptados a tu caso y a tu producto. Estaremos encantados de contribuir a la seguridad de tus envíos.