Máquinas envolvedoras automáticas o semiautomáticas: ¿por cuál decantarse?

Las máquinas envolvedoras son clave en empresas donde se manipulan palets que cargan con mercancías. La función de estas máquinas es la de enfardar, es decir, empaquetar mercancías. Dicho de otra manera, son las encargadas de fijar y estabilizar la carga sobre el palet.

Aparte de agilizar este proceso y de hacernos ganar muchísimo tiempo, las máquinas envolvedoras también nos permiten ahorrar en film extensible.

Una máquina en buen estado hará un uso óptimo de la cantidad de film necesaria para envolver nuestra carga de manera segura. Tanto es así que, si quisiéramos realizar el procedimiento de forma manual, llegaríamos a desperdiciar hasta tres veces más de papel film.

En resumen, es fácil entender por qué las máquinas envolvedoras aportan una mayor efectividad en la cadena de packaging, aunque te contábamos todavía más ventajas de estas máquinas en este artículo.

Máquinas envolvedoras: ¿automáticas o semiautomáticas?

Si empiezas a plantearte la compra o el alquiler de una máquina envolvedora y has empezado a escudriñar qué opciones existen en el mercado, puede que andes un poco perdido/a.

En este otro artículo, te contábamos qué opciones existen según tu tipo de mercancía, lo que estamos seguros de que te acercará a la respuesta, aunque nos quedaba una pregunta por contestar:

¿qué diferencia existe entre una envolvedora automática y una semiautomática?

Para responder a esta pregunta, nos fijaremos en el funcionamiento de cada una de ellas:

Envolvedoras semiautomáticas: ¿cómo funcionan?

Las envolvedoras semiautomáticas son aquellas que tienen automatizado prácticamente todo el proceso de enfardado, pero que requieren de la ayuda de un operario para iniciar el proceso y para finalizarlo. Es decir, que será una persona física la que se encargue de retirar la mercancía ubicada en el palet.

Las semiautiomáticas permiten trabajar con diferentes tipos de palets, tanto regulares como irregulares. Si el palet es irregular, el operario podrá realizar el ajuste necesario para cada carga.

También permiten incorporar diferentes elementos para modificar su uso, como un plato giratorio, una báscula para pesar el palet o un carro de preestiro.

Aunque pueden ser algo más engorrosas si nuestro objetivo es el de automatizar totalmente el proceso, la inversión a realizar es menor que la que requiere una envolvedora automática. Veamos como funcionan estas segundas:

Funcionamiento de las envolvedoras automáticas

Las máquinas envolvedoras automáticas, como su propio nombre indica, sí que permiten automatizar todo el proceso de envoltura sin la intervención de un operario, ni al inicio ni al final del proceso.

Estas máquinas suelen llevar incorporados un anillo o brazo rotativo y una plataforma donde colocamos nuestro palet con la carga correspondiente.

Se trata de un sistema que aporta una gran estabilidad a la carga, ya que permite que el papel film se estire y adapte mejor a la carga colocada en el palet. Estas máquinas permiten un enfardado totalmente personalizado según las necesidades de sujeción y protección de cada carga.

El hecho de que el proceso esté automatizado de principio a fin supone una gran ventaja para la productividad en el proceso de enfardado. De media, una máquina envolvedora automática es capaz de embalar unos 100 palets por hora.

Tal como te comentábamos en el apartado anterior, el coste de las automáticas es más elevado que el de las semiautomáticas. Es por este motivo que las máquinas envolvedoras automáticas suelen encontrarse más en centros logísticos o grandes empresas de producción.

 

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender las diferencias entre estas dos tipologías de máquinas envolvedoras.

Como te contábamos, existen muchas opciones en el mercado, por lo que siempre recomendamos que consultes con nuestros expertos cuál es la máquina envolvedora que más se adapta a tus necesidades y tu tipo de carga.

Para más información, puedes contactarnos sin compromiso a través del siguiente enlace.